Escuela Waldorf en Madrid

Nuestra misión es preservar el innato deseo de aprender de los niños.

Consideramos que el mayor logro de un estudiante que finaliza nuestra escuela a los 16 años es mantener su pasión por el aprendizaje, además del desarrollo de las virtudes esenciales para ser una persona íntegra.

En este camino, la colaboración de las familias es fundamental. Sin el respaldo de los padres, nuestro trabajo sería limitado. Es esencial que las familias compartan nuestros objetivos y apoyen nuestro enfoque, especialmente en lo que respecta a establecer límites y regular el uso de la tecnología.

¿Cómo funciona nuestra escuela Waldorf en Madrid?

La pedagogía Waldorf se fundamenta en un profundo entendimiento del ser humano. Todos atravesamos momentos evolutivos arquetípicos, los cuales se dividen en septenios. Desde nuestra perspectiva, consideramos que la introducción de la tecnología no es apropiada al menos hasta el segundo septenio, es decir, hasta los 14 años. Durante esta etapa, los niños necesitan desarrollar su imaginación y conectarse con el mundo a través de sus sentidos.

El uso de dispositivos electrónicos representa un desafío significativo para la infancia, ya que puede crear una adicción comparable a la de cualquier droga.

NOTICIAS QUE DEBES SABER

El debate de las pantallas digitales en los colegios españoles se aviva con la vuelta a clase: Suecia elimina los dispositivos móviles en centros educativos

La vuelta a las clases en España ya ha comenzado y con ella regresan también algunos debates como el del uso de pantallas digitales en las aulas, una práctica cada vez más frecuente en nuestro país. A esta discusión se suma este año la decisión de Suecia de empezar a prohibir la utilización de dispositivos, como portátiles, móviles o tabletas en clase ya que, según el último informe PIRLS, la comprensión lectora de los alumnos en el país ha disminuido.

Las escuelas de élite vuelven al papel y el lápiz por la IA y el abuso de pantallas

La inteligencia artificial (IA) supone desde hace meses un desafío de primer orden para el ámbito educativo. Profesores, centros escolares y organismos oficiales se preguntan cómo lidiar con una tecnología que los alumnos no dudan en aprovechar maliciosamente para hacer pasar como propios trabajos hechos por máquinas.

Los gurús digitales crían a sus hijos sin pantallas

La profesora, armada con tizas de colores, suma fracciones en el gran encerado, enmarcado en madera rústica, que cubre la pared frontal de la clase. Los niños de cuarto grado, de 9 y 10 años, hacen sus cuentas en los pupitres con lápiz y cuartillas. El aula está forrada de papeles: mensajes, horarios, trabajos de los alumnos. Ninguno ha salido de una impresora. Nada, ni siquiera los libros de texto, que elaboran los propios niños a mano, ha sido realizado por ordenador. No hay detalle alguno en esta clase que pudiera desentonar en los recuerdos escolares de un adulto que asistió al colegio el siglo pasado. Pero estamos en Palo Alto. El corazón de Silicon Valley. Epicentro de la economía digital. Hábitat de quienes piensan, producen y venden la tecnología que transforma la sociedad del siglo XXI.

IMG 8383 scaled

Jardín de infancia

El mundo es bueno. El maestro sacerdote.

Un espacio con naturaleza, juguetes simples de madera, maestras ejemplares, juego libre, ritmo, rutina, alimentación saludable y movimiento en un entorno seguro con adultos amorosos.

IMG 0166 scaled

Primaria

El mundo es bello. El maestro artista.

Tutor adaptado a las necesidades de los niños. No es adecuado que los niños enjuicien el mundo, por lo que presenta todas sus materias de una manera bella y el niño lo recibe como un manjar. 

Secundaria

El mundo es verdadero. El maestro científico.

Maestros especialistas en su materia. Se desarrolla el criterio propio de cada alumno, se debate, se cuestiona, se busca la verdad y se intenta entender el mundo desde todos los aspectos.

© ESCUELA WALDORF ARAVACA